lunes, 18 de diciembre de 2017

Circular a los hayedos de Peña Roya (S1), y Peñarrajada (PRC-SO79), desde la fuente del Sacristán


El Parque natural del Moncayo, tiene una extensión de 11.144 hectáreas, que oscila entre los 600 metros del río Huecha, hasta los 2.315 metros, de la cumbre del Pico San Miguel o del Moncayo, que hace de frontera natural entre las provincias de Zaragoza y Soria.

Con dos vertientes claramente diferenciadas, la cara Sur es más soleada, contiene una representación de pinares, encinares, quejigos o arces, que en las zonas altas dan paso a los sabinares rastreros con efedras y cojines de monjas, que sobre un suelo calizo erosionado por el agua a lo largo de los siglos, a formando un sinfín de barrancos, simas o cuevas.

En contraste, la cara Norte es más húmeda y fría. Alberga bosques húmedos, dispuestos en pisos altitudinales, en función de sus requerimientos de humedad y temperatura, situándose en las zonas más bajas los encinares, que dan paso a mayor altitud a rebollares y hayedos, enlazando en las partes altas con frondosos pinares de pino silvestre, que a partir de los 1.700 metros son formados de pino negro, siendo ambas especies fruto de una repoblación, debido al pastoreo intensivo y al carboneo. que dejo desnudo una importante parte del monte.

Hoy en compañía de Carlos (Zancadas Ligeras)vamos a recorrer a media altura la cara Norte del Moncayo, donde se ubica una gran masa boscosa de hayas, realizando un recorrido circular en forma de ocho, donde enlazaremos el sendero S1 Hayedo de Peña Roya (provincia de Zaragoza), con el PRC-SO79 Hayedos del Moncayo (provincia de Soria), delimitados por el barranco de Agramonte. 

Para descargar el track, haz clic en el símbolo de Wikiloc, y para saber como llegar al punto de inicio, en el siguiente enlace "Como llegar"




En poco más de una hora, llegamos al aparcamiento del área recreativa de la fuente del Sacristán, que a estas horas se encuentra prácticamente vacío, lo que aprovechamos para acercarnos hasta el bucólico rincón que se forma entorno a la fuente, rodeada de frondosas hayas, que nos ofrecen una explosión de color, tanto en las ramas, como en el suelo, formando una alfombra multicolor.

De regreso al coche, preparamos las mochilas, tomamos un tentempié mientras leemos un panel informativo sobre la primera circular que vamos a realizar, balizada como S1 Hayedo de Peña Roya, desde el que podemos observar un pequeño refugio construido en piedra.

La mañana es agradable, el sol comienza a calentar, el cielo permanece despejado, así que sobre las térmicas, tan solo nos ponemos los cortavientos. Desde el mismo aparcamiento, iniciamos el recorrido, caminamos en suave ascenso por la pista asfaltada de acceso al Santuario durante medio kilómetro, hasta llegar a un pequeño aparcamiento, con capacidad para cinco vehículos, donde abandonamos la pista.

Nos encontramos en la cota 1.252 metros, en la que apenas ganaremos desnivel en los próximos kilómetros; dirección Norte/Oeste, continuamos por una pista forestal cerrada al tráfico por una barrera, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas, que nos van guiando por medio del espectacular hayedo de Peña Roya, que se nos muestra en su máximo apogeo, y deleita con una gran variedad de colores, en el que no podemos evitar adentramos unos metros, saliendo por unos minutos de la pista principal.

Empapados de naturaleza, observamos como un reyezuelo sencillo nos mira atentamente, mientras en un haya contigua, un grupo de Amillaria mellea, ha parasitado el tronco que con el tiempo acabara convirtiendo el color blanquecino de la madera en amarillo, volviéndolo primero esponjoso y más tarde gelatinoso, por lo que también es conocido como el hongo de la miel.

De regreso a la pista, seguimos avanzando por ella; las espesas ramas de las hayas, engullen por momentos la amplia pista por la que transitamos, por la que paso a paso, nos vamos fijando en los pequeños detalles que el bosque nos ofrece, como los rojizos frutos del serbal de cazadores, ricos en vitamina C, fueron utilizados para combatir el escorbuto, aunque su sabor ácido debido a la presencia de taninos, nos hace desestimar su consumo por esta vez.

Por unos instantes, salimos a un pequeño claro desde el que divisamos la figura de la Peña Negrilla e intuimos el collado de Castilla, al cual se dirige el sendero que sube desde el Agramonte, que cruza la pista en este punto, que más tarde utilizaremos para enlazar el PRC-SO79 con el S1, por el que ahora continuamos durante cien metros, hasta llegar a la altura del barranco de Agramonte o de Castilla.

Dejamos el coche, en el área recreativa de la Fuente del Sacristán
Donde más abajo, hay un pequeño refugio, construido en piedra
Desde el aparcamiento, caminamos por la pista de acceso al Santuario, hasta enlazar con una pista forestal

Por la que continuamos, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas
Que nos van guiando por medio del espectacular hayedo de Peña Roya

Donde un reyezuelo sencillo nos mira atentamente posado en la rama

En una haya contigua, un grupo de Amillaria mellea, ha parasitado el tronco
De vuelta a la pista principal, avanzamos fijándonos en los pequeños detalles

Como los rojizos frutos del serbal de cazadores, ricos en vitamina C

Por unos instantes, salimos a un claro, donde podemos ver la Peña Negrilla

Unos metros más adelante, llegamos a la altura del barranco de Agramonte


En este punto, la pista realiza un giro a la izquierda de 360º, marcado con un panel indicativo, que nosotros de momento obviamos, aunque regresaremos más tarde a este lugar, para continuar con la circular.

Ahora, cogemos el sendero que nace a mano derecha, marcado en su entrada con un hito, por el que pasamos a tierras sorianas, descendiendo un primer tramo con el piso descompuesto, que rápidamente se transforma en un precioso sendero, el cual nos introduce de lleno en el denso hayedo, donde los rayos del sol apenas penetran, he iluminan las hojas de las hayas, realzando los colores.

Ante tanta belleza, nos detenemos una y otra vez para admirar la naturaleza, la tranquilidad del lugar invita a relajarnos; entre las ramas, aparece por primera vez la figura del Moncayo o Monte Cano (Mons Caunus), como lo llamaban los romanos, por semejar las nieves de su cima, las blancas canas de un anciano, aunque en la Edad Media, la expresión Monte Cano se corrompe y deriva a Monte de Caco, que la tradición popular relacionaba al colosal macizo del Moncayo, con el famoso ladrón mitológico Caco, cuya cueva se puede visitar en la coqueta población de los Fayos, que bien merece una visita.

Poco a poco, el sendero se transforma en un amplio camino, por el que nos vamos alejando del cauce del barranco de Agramonte. Cuando alcanzamos el cuarto kilómetro, sobre la cota 1.280 metros, enlazamos con el camino por el que discurre el PRC-SO79, donde continuamos tomando de referencia las clásicas marcas blancas y amarillas, que nos llevan en ligero descenso, por el medio del hayedo de Peñarrajada.

La paz que hasta ahora había reinado en el bosque, se rompe con la presencia de varios grupos que nos vamos cruzando, cuyo recorrido han iniciado desde la localidades de Vozmediano o Aldehuela de Ágreda, hacia la que nos dirigimos, aunque no llegaremos hasta su núcleo urbano.

De vez en cuando, el denso bosque clarea, entre las ramas, podemos intuir las tierras del valle del Ebro, que inusualmente para las fechas que nos encontramos, están despojadas de la molesta niebla, pero por el momento, la calima no nos deja disfrutar de las vistas que deberíamos tener del pirineo.

Chino a chano, nos vamos acercando al punto más bajo del recorrido, donde las hayas comienzan a perder protagonismo, en detrimento de los longevos acebos, que pueden llegar a vivir hasta quinientos años, que dan nombre a la zona por la que vamos caminando, y a los que evitamos acercarnos, ya que sus pecioladas hojas, rodeadas de unas finas espinas, ofrecen una depilación natural, que no deseamos probar.

Sobre la cota 1.200 metros, llegamos a un cruce de caminos, que sirve de punto de inflexión de esta segunda circular, donde tenemos varias alternativas, de la que elegimos la pista que va hacia el Sanatorio de Agramonte, que se encuentra a cinco kilómetros.

Donde abandonamos la pista, y cogemos un sendero a mano derecha

Por el que pasamos a tierras sorianas, y nos introducimos en el espeso hayedo

Donde los rayos del sol, apenas penetran, he iluminan las hojas

Por primera vez, entre las ramas, aparece la figura del Moncayo o Monte Cano

Poco a poco, el sendero se transforma en un amplio camino
Sobre la cota 1.280 metros, enlazamos con el PRC-SO79

Por el que nos adentramos en el hayedo de Peñarrajada

Cuando el bosque clarea

Podemos ver entre las ramas, las tierras del valle del Ebro

En ligero descenso, nos vamos acercando al punto más bajo del recorrido

Donde las hayas pierden presencia, y dan paso a los acebos, hasta llegar a un cruce de caminos

Llevamos dos horas disfrutando del otoño, pero los estómagos comienzan a pedir alimento. Como conozco prácticamente todo el recorrido, vamos a parar más adelante, ya que hay un delicioso rincón, que nos hará recrear los sentidos, mientras comemos.

Dicho y hecho, desde el cruce, nos incorporamos a la pista que viene desde la Cueva de Ágreda, por la que continuamos en ligero descenso dirección Este, durante medio kilómetro, entre matorral bajo, compuesto mayoritariamente por acebos, y algún ejemplar joven de haya, hasta llegar a un nuevo cruce, donde tenemos la posibilidad de acercarnos hasta la población de Aldehuela de Ágreda, punto en el que se inicia la ruta circular correspondiente al PRC-SO79 Hayedos delMoncayo, que realice con mi mujer hace un par de otoños.

Hacer este tramo, nos supone un plus de cuatro kilómetros, que alargaría en exceso la ruta, además de que hay otras opciones para visitarlo, por lo cual, decidimos dejarlo para mejor ocasión, y seguimos por la pista principal, en la que convergen el GR.260 y el PRC-SO79.

Rápidamente, nos adentramos de nuevo en el hayedo, en poco más de cinco minutos, llegamos al refugio de las Canalejas, que está abierto, pero se encuentra en un estado lamentable. Junto a él, se ubica la fuente de las Canalejas, que al igual que el resto de fuentes, mana un hilillo de agua, normal, en un otoño tan poco lluvioso.

Tras echar un vistazo al interior del refugio, retornamos a la pista, continuamos por ella disfrutando de los colores del otoño, dejando a nuestra izquierda el camino de Aldehuela, por el que se puede bajar hasta Agramonte y a Vozmediano, población desde la que se puede iniciar una circular que visita el nacimiento del río Queiles, va hasta Aldehuela de Ágreda y recorre esta parte del hayedo para regresar a Vozmediano.

Nosotros, seguimos durante un kilómetro más, hasta que vemos como un camino a mano derecha se bifurca de la principal, unos metros antes de llegar, un pequeño tramo de escalones nos saca de la pista, y nos introduce de lleno en el interior del hayedo, donde hay colocada una mesa de picnic, en la que paramos a comer, mientras nos deleitamos del paisaje que tenemos en rededor.

Con los estómagos y sentidos rebosantes, regresamos a la pista principal, caminamos unos metros hasta llegar a la bifurcación, donde tenemos la posibilidad de seguir por ella hasta el Sanatorio de Agramonte, aunque nosotros nos queremos alejar de la masificación e imbuirnos en la naturaleza, así que cogemos el camino que nace a nuestra derecha, por el que continuamos en ascenso, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas del PRC-SO79.

Dirección Sur, seguimos ganando desnivel paralelos al cauce del barranco de Agramonte, al que nos acercamos durante unos minutos, en un punto de captación de aguas donde realizamos una fotografías. Después, regresamos al sendero principal, por el que vamos ganando suavemente desnivel, hasta llegar a la altura de un panel informativo del “Hayedo del Moncayo”.

En este punto, podríamos seguir subiendo hasta enlazar con el camino por el que hemos unido ambas circulares, pero nosotros queremos disfrutar de unos momentos de paz y soledad en armonía con la naturaleza, así que en este punto, cogemos una tímida trocha, cubierta de una alfombra de hojas, por la que nos introducimos en el hayedo, hasta alcanzar de nuevo el cauce del barranco de Agramonte, que vadeamos por las piedras.

Una vez en la otra margen, entramos en tierras zaragozanas, caminamos unos metros bosque a través, buscando las zonas más limpias, asombrados ante la visión de varias hayas de gran porte desplomadas enteras sobre el suelo, hasta enlazar con una antigua pista, que rápidamente se pierde entre la maleza.

Ahora nos queda conectar con el sendero S1, que dejamos a la altura del barranco de Agramonte, así que desde el final de la pista, comenzamos a remontar la fuerte ladera en la que se asienta el hayedo de Peña Roya, por la que realizamos varias lazadas para aminorar la sensación de dureza, y deteniéndonos en repetidas ocasiones, para disfrutar de los colores del otoño, que es al final a lo que hemos venido.

Tras una última parada, en la que aprovechamos para picotear, nos ponemos en marcha virando hacia el Este, hasta salir al sendero que de forma directa, sube desde el Sanatorio de Agramonte al Collado de Castilla, por el que de forma más moderada, vamos ganando desnivel, hasta enlazar con la pista por la que discurre el S1, al que regresamos después de algo más de una hora, desde que lo abandonamos.

Nosotros nos incorporamos a la pista que viene de la Cueva de Ágreda
Por la que nos introducimos de nuevo en el hayedo, y llegamos al refugio de las Canalejas

De nuevo en la pista, continuamos disfrutando del otoño, dejando a nuestra izquierda el camino de Aldehuela

Un kilómetro más adelante, descansamos en un bucólico rincón, acondicionado con una mesa de picnic

Tras la pausa, regresamos a la pista, que se bifurca en dos; tomamos el ramal de la derecha

Por el que continuamos en suave ascenso, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas

Hasta llegar a la altura de un panel informativo, donde lo dejamos

Y tomamos una tímida trocha, que nos adentra en el hayedo

Hasta llegar a la altura del barranco de Agramonte, que vadeamos por las piedras

Tras un metros bosque a través, enlazamos con una vieja pista

Hasta que esta muere, y comenzamos a remontar la ladera, en la que se asienta el hayedo de Peña Roya

Hasta salir al sendero, que sube desde Agramonte al Collado de Castilla, donde conectamos con el S1


Nos quedan unos cinco kilómetros hasta la fuente del Sacristán, así que seguimos por la pista, que a la altura del barranco de Agramonte describe una pronunciada curva a la izquierda, que nos cambia de sentido, y eleva por encima del hayedo de Peña Roya, donde las hayas son de menor porte, debido a que es una zona más abierta, que permite la entrada del sol, que nos deja disfrutar de las vistas hacia los pirineos.

En suave ascenso, la pista se transforma en un amplio camino, por el que seguimos avanzando, tomando de referencia las marcas blancas y amarillas, hasta salir a la pista de acceso al Santuario, que sin duda es el tramo más feo del recorrido, ya que a estas horas el trasiego de vehículos es alto.

Para evitar comernos el polvo que levantan a su paso, decidimos correr este tramo que es en bajada. A la carrera, descendemos hasta llegar a la cota 1.490 metros, donde la pista llanea y nos introduce en un pinar de repoblación; unos metros más adelante, alcanzamos el Prado de Santa Lucia, en el que se ubican los restos de una antigua ermita, donde aprovechamos que pega el sol, para hacer un último descanso.

Después, cogemos el sendero que se encuentra pegado a los restos de la ermita, que dejamos a nuestra izquierda; en suave descenso, comenzamos a perder desnivel por un bonito sendero, por el que nos adentramos en una pinar de pino silvestre, en el que nos detenemos un instante, para ver los restos del pozo de nieve del Prado de Santa Lucia, donde la nieve se introducía por unas ventanas o vanos, se apelmazaba e intercalaba con paja, para hacerla en paneles y transportarla hacia las neverías o tiendas.

De vuelta al sendero, continuamos bajando por el pinar, tomando de referencia las marcas blancas y rojas del GR.90, por el que vamos cruzando la pista de acceso al Santuario. Cerca de la fuente del Sacristán, los pinos vuelven a dar paso a las hayas, donde nos recreamos en este último tramo, llegando después de casi cinco horas a la fuente del Sacristán.

Contentos, nos vamos al coche, realizamos unos estiramientos, y nos bajamos a la zona recreativa. Junto al cauce de un barranco, nos comemos sendos bocadillos de lomo, mientras rememoramos los mejores momentos, y pensamos en futuros objetivos.

A la altura del barranco de Agramonte, donde la pista describe una pronunciada curva a la izquierda

Que nos eleva por encima del hayedo de Peña Roya, dejando ver el valle del Ebro y los pirineos

Por terreno llano, la pista se transforma en un amplio camino

Donde las hayas van perdiendo porte

Siguiendo las marcas blancas y amarillas, salimos a la pista de acceso al Santuario

Por la que descendemos hasta la cota 1.490 metros, donde llanea y nos introduce en un pinar de repoblación

Unos metros más adelante, llegamos al Prado de Santa Lucía, en el que se ubican los restos de una ermita

Desde el Prado de Santa Lucía, cogemos el sendero que se encuentra junto a los restos de la ermita

Por el que nos adentramos en un pinar, hasta llegar a la altura del pozo de nieve del Prado de Santa Lucía

De nuevo en el sendero, vamos cruzando la pista de acceso al Santuario

Cerca del final, los pinos dan paso a las hayas, donde nos recreamos

Hasta llegar después de cinco horas, a la fuente del Sacristán, donde cerramos el círculo




14 comentarios:

  1. Historias del ayer a día de hoy contadas, solapando estaciones.

    Hermosos árboles en cualquier época del año que, especialmente en otoño, se muestran esplendorosos.

    Pasear entre ellos, arrastrar los pies semi-enterrándolos en sus alfombras ocres de hojas hechas, aspirar el aroma del bosque de hayas. Experiencias que llaman a ser repetidas cada otoñada.

    Bella excursión la que hicimos, Eduardo, y que ahora sale a la luz, cuando las casi desnudas ramas encaran el invierno.

    Salud y Montaña, y nos vemos en breve para marchar en pos de lo inédito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmar.

      Pasear por el bosque siempre es una delicia para los sentidos, y más si es en buena compañía, pero si que es cierto que el otoño es una estación especial, que este año apenas hemos podido disfrutar.

      Nos vemos la semana que viene.

      Salud y montaña!

      Eliminar
  2. Hola Eduardo¡

    Que bien que fuisteis en un momento perfecto para disfrutar de esos bosques, las fotos son espectaculares.

    Salud y suerte¡

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer.

      El otoño es una estación efímera, que no es fácil coger en su máximo esplendor, cuando se consigue, la satisfacción es total.

      Un saludo y felices fiestas!

      Eliminar
  3. Hola Eduardo, sin duda un fantástico recorrido. ¡Qué suerte tenemos de tener el Moncayo a un tiro de piedra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel.

      Pues si, fue un acierto unir las dos circulares, y caminar a tramos bosque a través.

      La verdad que tener un Parque Natural a una hora de la ciudad, es una maravilla, además que por suerte o desgracia, la mayoría de las personas solo relacionan el Moncayo con el pico, perdiéndose un entorno fantástico.

      Un saludo y felices fiestas!

      Eliminar
  4. Precioso recorrido Eduardo.Internarte en un bosque y escuchar sus sonidos , disfrutando del momento ,te carga las pilas...

    Saludos montañeros y que el nuevo año venga cargado de saluz,ilusión y nuevos proyectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola CHEBACA.

      Caminar por los bosques siempre es una delicia para los sentidos, y en otoño con la diversidad de colores que ofrece esta estación, aún más. Uuno después de terminar, como bien dices, sale con las pilas cargadas, para seguir afrontando los próximos días.

      Salud, montaña y felices fiestas!

      Eliminar
  5. Hola Eduardo.

    Curiosamente estoy haciendo la entrada del Moncayo para colgarla en las próximas semanas, donde subimos a la cima desde el parking antes del santuario. Era imperdonable que aún no conociera el Moncayo, por lo que cogí al chico y a Maru y nos fuimos un finde de este otoño (hace un mes) y subimos con la suerte de tener nieve en la parte alta y donde había que utilizar crampones. Las hayas acaban de tirar la hoja, pero aún así esos bosques estaban preciosos.
    Una maravilla el Moncayo, y esta ruta tuya de disfrutar del bosque lo atestigua.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      No quería yo meterte prisa con la entrada del Moncayo, pero me apetece verla pronto, y que no se pierda en el tiempo, como me pasa a mí :)

      Ese aparcamiento se llama Haya Seca, si el bosque mantiene la hoja, la ascensión más bonita es empezando desde abajo, desde el aparcamiento de Agramonte, de esta forma puedes disfrutar de los diferentes bosques, que conforman la cara norte del Moncayo.

      Ahora que ya tenéis la cima, para la próxima podéis hacer este recorrido, o el barranco de la Morana, para mi, la joya de este Parque Natural.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Eduardo.

    Vaya pasada de ruta otoñal por los bosques del Moncayo. Creo que no hay cosa que transmita más magia en la montaña que un bosque caducifolio en plena explosión crómatica, y si encima es bajo el encanto del Moncayo...

    Aprovecho la ocasión para desearte un feliz año nuevo, y que este venga cargado de salud y de muchas rutas como esta.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani.

      La verdad que cogimos el hayedo en su máximo apogeo. Caminar por estos bosques, siempre es una delicia, y más en el otoño.

      Yo espero que además de salud, mengue el trabajo, porque no tengo tiempo para nada, en estos últimos meses apenas he podido salir al monte.

      Salud, montaña y felices fiestas!

      Eliminar
  7. Hola Eduardo:

    No se puede decir nada más a todo lo que se ha dicho. Caminar por ese hayedo tiene que ser una maravilla para los cinco sentido, y poder disfrutar a cada paso de ese entorno, una delicia.

    Nosotros lo tenemos a 4h. de coche, es una pena, a Sandra y a mi nos encantaría poder visitar ese lugar y poder hacer tu ruta, aunque a nosotros con lo que nos gusta la fotografía, seguro que nos costaba unas 8h realizar todo el recorrido, ja ja jaaaaa.

    Felicidades de nuevo por esta gran ruta y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eulogio.

      El Parque Natural del Moncayo, ofrece una gran diversidad de paisajes, y sin duda los hayedos de la cara Norte, permiten disfrutar de unos paseos impresionantes.

      Si algún día venís os aseguro que os gustará, además los alojamientos por esta zona no son caros, y se puede disfrutar de un buen fin de semana por la zona.

      Para mi el tiempo empleado en una ruta, no es importante, nosotros por ejemplo en esta de las cinco horas, estuvimos en movimientos tres horas y medía, el resto lo perdimos admirando el paisaje, haciendo fotografías, y descansando.

      Feliz año.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Últimos comentarios